UN MILÁN DIFERENTE

Desde la década de los setenta Milán es la capital económica, industrial y financiera del país, pero toda la atención se la llevan sus carísimas tiendas de moda y la inigualable catedral de Milán , que no es para menos, porque es una de las catedrales más perfectas y famosas del mundo.

La periferia del antiguo centro histórico evoca la ciudad industrial que es, pero en las entrañas de sus calles más céntricas se respira historia en sus edificios y te puedes imaginar fácilmente por qué fue una de las capitales del imperio Romano.

En la zona del casco antiguo he descubierto muchas tiendas, restaurantes y galerías muy interesantes para perderse una mañana y optando por salir del típico recorrido turístico. Desplazarse  en metro o tranvía es la opción más acertada, y además este último aún conserva en funcionamiento algunos modelos de los años veinte, es irresistible no darse un paseo por la ciudad en alguno de ellos.


Esta muy de moda apuntarse al brunch que es algo intermedio entre desayuno y comida. En Zerodue lo sirven todos los domingos pero hay que ir antes de las 12 porque se llena muy pronto. Cuenta con un buffet variado y la decoración es exquisita. Radetzky Café se encuentra en Café Garibaldi y también es muy famoso por sus brunches y por las "cotolettas alla milanese" (Chuletas a  la milanesa).


La mejor hamburguesa de la cuidad la sirven en Mamaburger, la decoración del local es totalmente minimal e inusual. Siguiendo esta misma línea, 202 Hamburger & Delicious, y Tizzy's también resulta muy apetecible.


En Milán hay mucho movimiento en cuanto arte se refiere, la ciudad esta repleta de Galerías de arte contemporáneo. La galería de Carla Sotaní vinculada a la famosa y carísima tienda de moda 10corsocomo, antes de entrar se puede visitar la tienda de Box and Design shop que esta en la misma planta. Y finalmente, la Galería Anfiteatro Arte y Spazio Rosanna Orlanni, también merece la pena visitar esta última tiene tienda de mobiliario y accesorios de diseño.


Si eres amante del diseño ésta es la cuidad perfecta. En el edificio de cinco plantas Hightech podrás perderte durante horas, y alberga un restaurante y cafetería para reponer fuerzas. Aquí encontrarás todo tipo de curiosidades nunca vistas y presentadas en un ambiente cálido y acogedor, ellos se definen como “un puerto de mar en la cuidad”.


En Porta di Ticinese 89 esta Oltolini dedicada a todo tipo de elementos de diseño para cocinas con precios más que razonables. Por ultimo, me encantó descubrir Aspesi 1910, una tienda de monturas de gafas made in Italy 100% que llevan más de 100 años posicionada en la ciudad. Tendrás diseños y colores inimaginables a tu alcance.

Imposible pasar por alto la moda en Milán, en la zona  Porta di Ticinese y sus calles colindantes esta llena de tiendas pequeñas por descubrir, éstas son algunas que me han sorprendido porque se salen de lo convencional: 

Maison I Yamakabe moda con mucho carácter, Hemeras joyas italianas con mucha personalidad y originalidad, Panca´s Designer calzado diferente, Dictionary Milano moda hombre y mujer con marcas como Scotch & Soda Camo… Frip tienda muy cool con donde encontrar marcas como Acne, y atención a su Little brand: Frippino para los pequeños mosqueteros de la casa. Discos y accesorios unicos en Serendeepity, y por ultimo dos tiendas dedicadas  al mundo Vintage en ropa y complementos, Groupies y Lo Especchio di Alice.


Uno de mis hoteles preferidos  en Milán es el Crowne Plaza, impecable diseño interior con una magnífica terraza al aire libre, pero lo mejor, es que la misma boca de metro está dentro del propio hotel y esto lo convierte en el hotel único.

En Milán antes de ir a una fiesta se toma el aperitivo sobre las 7 de la tarde, es un modo económico y divertido para empezar la noche. El típico aperitivo consiste en tomar un buen "Negroni" acompañado por modestos snacks.

Hoy en día, el escenario del aperitivo se ha convertido en un verdadero encuentro nocturno, ésta es la razón de que la mayoría de bares ofrezcan diferentes platos sabrosos para comer por la tarde, como por ejemplo pasta, risotto, ensaladas, y también comida exótica. De esta manera el aperitivo se ha vuelto una valida alternativa a la cena, con sólo el precio de un cóctel (de 5 hasta 10 euros), con una bonita atmósfera y buena música.


Texto: Tensi Sánchez

Fotos. Ruben Séco




Escribir comentario

marksandspender.eu

Redes Sociales

Facebook MySpace Twitter Digg Delicious Stumbleupon Google Bookmarks RSS Feed 

Subscríbete a la Newsletter

Nombre:
Email:

Archivo de noticias