ESTAMBUL, LA CIUDAD QUE NUNCA DUERME

Estambul es una ciudad cuya magia te seduce casi sin darte cuenta desde el primer momento que la pisas. Y es que no hablamos de una ciudad cualquiera.

 

Su historia se remonta a la era Neolítica. Más tarde, en la era clásica, los griegos la llamaron Bizancio y el emperador romano Constantino, le puso su propio nombre y la llamó Constantinopla, iniciando así el Imperio Bizantino, hasta que a mediados del siglo XV fue conquistada por el Imperio Otomano. Debido a su situación geográfica excepcional por ser la única ciudad en el mundo que está situada geográficamente entre Europa y Asia, Estambul ha sido un tesoro codiciado por diferentes culturas, y en la actualidad es un destino inevitable para millones de personas que no quieren perderse semejante riqueza cultural.

Cinco días son suficientes para hacerte una idea de su cultura y manera de vivir, aunque lo más aconsejable es un viaje de una semana completa por lo menos. La tradición y la modernidad conviven en una completa armonía que te envuelve al ver el barrio de las finanzas, los modernos restaurantes y clubes nocturnos que rivalizan armoniosamente con los bellos palacios, las mezquitas y los mercados centenarios. 

Estambul es una ciudad que se toca, se ve, se huele, se saborea y se oye, despierta los cinco sentidos aunque uno no quiera, ¿Estás preparado?



Es importante elegir un hotel bien situado, como por ejemplo el Ottoman Hotel Imperial, que destaca por su hospitalidad y sobre todo por encontrarse en el epicentro del barrio de Sultanahmet.

A esta zona hay que dedicarla dos días completos para admirar y entender la belleza y la historia de grandes obras maestras como la inmortal Basílica Santa Sofía (Ayasofya) cuya majestuosidad bizantina impacta al visitante. Enfrente nos encontramos la Mezquita Azul (Sultanahmet CamiiCamii significa mezquita en Turco) capricho del Sultán Amed I, convirtiéndola en la Mezquita más importante de Estambul ,o la Cisterna Basílica (Yerebatan Sarcini) otro lugar místico y mágico de la época Bizantina que bien merece la pena visitar.

El Hipódromo Romano también se encuentra ubicado en Sultanahmet, y dentro del hipódromo podrás contemplar la Columna Serpentina, la Columna de Constantino, la Fuente Alemana o el Obelisco Egipcio, siendo este último el monumento más antiguo de Estambul, con más de 3500 años.

Si todavía te quedan fuerzas, reserva unas horas para visitar el Museo de las artes Turcas e Islámicas. Tu vista y tu espíritu te lo agradecerán.


En las plazas colindantes a la mezquita o a Sultanahmet te ofrecerán cruceros por el Bósforo: es muy buena idea contratar uno para el día siguiente, suelen costar 15€ por persona, duran como unas dos horas y son perfectos para dar un paseo por el histórico estrecho y hacer honor a la mítica “canción del Pirata” de Espronceda: “La luna en el mar riela, en la lona gime el viento…Cantando alegre en la popa, Asia a un lado, al otro Europa, y allá a su frente Estambul.”

 

El transporte publico es muy cómodo, ya que la ciudad dispone de metro, tranvía, autobús, ferry, etc. Hay una tarjeta recargable que se vende en los quioscos y se puede utilizar en todos los medios de transporte, incluido los ferris públicos que atraviesan el Bósforo y te llevan a Asia.


 

Otras de las zonas interesantes para visitar  y perderse en ellas, saboreando el viejo  Estambul son :  Süleymaniye, Beyazi, Kumkapi y Eminönü, donde se encuentra el mayor santuario en la ciudad, la mezquita de Solimán el Magnífico, (Süleymaniye Camii), el gran bazar, el bazar de las especias, centro tradicional del gran comercio, uno de los mejores lugares de la ciudad para comprar productos típicos y un placer para los sentidos. Déjate llevar y sumérgete en sus calles y mercados que se extienden hasta los animados desembarcaderos de Eminönü y más al sur, a orillas del mar Mármara, puedes degustar buen pescado en cualquiera de las tabernas de Kumkapi.



Al otro lado del Bósforo se sitúan las zonas de Karaköy , Tophane, Taksim y Galatasaray , donde nos adentramos en el corazón del Estambul más moderno y occidental. Aquí se sitúa La Torre Galata, el ultimo vestigio de la muralla que defendía la ciudad y que posee unas vistas desde arriba impresionantes.  

Nos parece ineludible un paseo desde la plaza Taksim a la Torre Galata, atravesando la calle de İstiklal, arteria comercial y peatonal, donde fachadas de elegantes edificios del siglo XIX , mansiones y sedes de algunas embajadas se mezclan con las tiendas y locales de moda de la cuidad. El recorrido está marcado por una serena modernidad que hacen muy agradable el paseo.


 

Sin salir de la zona  de Topan, se encuentra el maravilloso Istambul Modern, el primer museo de arte moderno  del país. Emplazado en unos antiguos almacenes a orillas del Bósforo, se pueden ver en sus salas instalaciones vanguardistas internacionales y creaciones de artistas turco, convirtiéndose en visita obligada para los amantes del arte.

No podemos pasar por alto la gastronomía turca que destaca por la variedad de sus platos y el empleo de especias y hierbas, es una cocina llena de aroma y mucho sabor, pero sobre todo una cocina saludable y equilibrada. Cabe hacer mención especial a un plato cárnico, el cordero lechal asado (Kuzu çevirme) cuya degustación te transporta directamente al paraíso de los Derviches.




 

AQUÍ VAN UNOS TIPS QUE TE DEJARAN CON LA BOCA ABIERTA:

-        360º Istanbul Restaurant & Bar: Situado en la Calle İstiklal, esta en el octavo piso de un edificio de apartamentos, al lado de la la iglesia de San Antonio. Es el local de moda de la ciudad,
por la noche se convierte en un pub, precio medio, cocina muy buena y unas vistas inmejorables.

-        Galata Konak Café: Si te rendiste a las largas colas de la Torre Galata, esta es la alternativa perfecta para hacer un alto en el camino y disfrutar de sus platos típicos y de la maravillosa terraza, quedaras hechizado por sus vistas. Un su interior alberga un restaurante que destaca por su preciosa decoración.

-        Pera Soaps: Una tienda muy intimista con muy buenos precios donde comprar las famosas toallas turcas de algodón y cerámica local, huyendo de las masas turísticas. 

-        Ali Muhiddin Hacı Bekir: Dicen que la mejor pastelería de la ciudad para degustar sus típicos Loukoums y baklavas (delicias turcas) situada en Calle İstiklal

-        Degustar un Kumpir: en Ortaköy (patata al horno rellena)

-     Visitar la isla de los príncipes (Kizil Adalar): Un mundo sin coches ni ruidos, fue el refugio de los principies Bizantinos (Coger un ferry en la zona Asiática de kadiköy)

-        Aponia Store: Una preciosa tienda-café donde comprar recuerdos muy originales con buen diseño gráfico.



-        Reina Disco: La discoteca más famosa y de más glamour de Estambul, donde van a divertirse y beber los más famosos y ricos de Turquía. La encontrarás en 10 Muallim Nacy, en la zona de Ortakoy.

-        Paseo Bósforo: Coger el ferry publico desde Eminönü  a Kadiköy, por menos de 1€ cruzas de Europa a Asia en un paseo muy agradable.

-        Contemplar el atardecer: Desde cualquiera de las terrazas que se sitúan en la orilla del Cuerno de Oro.

-        El Haman de Suleymaniye: Merece la pena probar la experiencia. Es el únicobaño turco mixto de Estambul. Sin perder un ápice de su encanto original se convierte en el hamam preferido
por las parejas y las familias.


Si piensas visitar esta ciudad mágica que posee lo mejor de Oriente y de Occidente, no te lo pienses demasiado por que desde hoy hasta el 6 de octubre,
Turkish Airlines ofrece vuelos a Estambul por solo 149€ tasas incluidas. Sin duda, una gran oportunidad.


Si quieres más información entra en :  www.turismodeturquia.com

 

TEXTO: Actitudes Team

FOTOS: Fernando Sanz



 

Escribir comentario

marksandspender.eu

Redes Sociales

Facebook MySpace Twitter Digg Delicious Stumbleupon Google Bookmarks RSS Feed 

Subscríbete a la Newsletter

Nombre:
Email:

Archivo de noticias