LOS HUESOS DE PARÍS

El bar-restaurante Bones, en París, ha sido elegido Mejor Restaurante gastronómico en el 2013. Después de haber trabajado en Au Passage, el chef australiano James Henry está de vuelta con un nuevo y ambicioso restaurante.


Henry abrió Bones hace ya un año, que no sólo tiene un nombre un tanto macabro sino que está en inglés, (quelle horreur!). El enfoque de Henry es una apuesta tanto vanguardista como desenfadada, un compromiso con los productos de las mejores granjas, pescadores y recolectores en Francia con una cocción precisa y creativa que permite que la calidad de las materias primas perdure hasta llegar a la mesa.


Todo se hace en la cocina hasta el pan y la mantequilla. Henry personifica un movimiento impulsado por la integridad, la sencillez y la democratización de la experiencia de comer. Y ha apostado por ayudar a evolucionar a París desde dentro para que sea el mejor del viejo y el nuevo mundo en la cocina.



Bones está alojado en un antiguo pub irlandés y  fue redecorado sin lujos, dejando el ladrillo visto, la madera de las vigas y el suelo de cerámica en no muy buen estado.


Se divide en dos espacios: un pequeño restaurante con capacidad para 25 comensales con un menú fijo y un bar a la entrada que sirve aperitivos sencillos y una selección ecléctica e inteligente de vinos y cervezas artesanales.


El menú del bar se ha hecho muy popular entre la gente después de las 11 de la noche, que toman su lugar todas las noches para disfrutar de pescado crudo, pechuga de pato ahumado, ostras y sándwiches de cochinillo en un ambiente de música punk-rock y un equipo fanfarrón, alborotado y tatuado. Bones parece más un restaurante de Brooklyn que de la Bastille.


No esperes para hacer tu reserva, cada vez está más solicitado.

WEB: www.bonesparis.com

Escribir comentario

marksandspender.eu

Redes Sociales

Facebook MySpace Twitter Digg Delicious Stumbleupon Google Bookmarks RSS Feed 

Subscríbete a la Newsletter

Nombre:
Email:

Archivo de noticias